En este momento estás viendo 17 de mayo de 2024. Día Mundial del Reciclaje. El reciclaje químico y la apuesta por una economía circular

17 de mayo de 2024. Día Mundial del Reciclaje. El reciclaje químico y la apuesta por una economía circular

El 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje. En 2005, la Organización de las Naciones Unidad para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) proclamó esta fecha como el Día Mundial del Reciclaje, con el fin de crear conciencia y promover el reciclaje de todo tipo de residuos, reducir los volúmenes de desechos generados y reutilizar los materiales para minimizar la huella ecológica de carbono, con el fin de no contribuir al cambio climático y así proteger el medio ambiente. Durante la cumbre del G8 en 2004 (reunión de países desarrollados para tratar temas de interés global) se presentó la iniciativa de las tres erres o 3R (Reciclar, Reducir y Reutilizar), que es una sugerencia sobre los hábitos de consumo, manejo de los residuos que se producen todos los días en los hogares y en las industrias.
La química juega a día de hoy un papel fundamental en el reciclaje. De hecho una novedosa tecnología denominada reciclaje químico apuesta por la circularidad de los plásticos. Este modelo permitirá poder cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Pero, ¿en qué consiste el reciclaje químico? Se trata del proceso de descomposición de las moléculas de polímeros en materias primas petroquímicas, lo que permite volver a utilizarlas para la fabricación de nuevos productos. En consecuencia, se transforma el plástico en combustible o en una materia prima para crear un nuevo plástico. Este sistema evita que los plásticos acaben en el medio ambiente y que puedan ser reutilizados una y otra vez de manera sostenible y circular. El reciclaje químico también permite la producción de materias primas, con la consiguiente reducción de la demanda de combustibles fósiles y otros recursos naturales. Complementa los procesos de reciclaje mecánico porque permite la extracción de valor de los polímeros que agotaron su potencial económico para el procesamiento mecánico. En consecuencia, el reciclaje químico fomenta la economía circular y apuesta por nuevos medios para aumentar las tasas de reciclaje.