En este momento estás viendo ‘Antioxidantes y calidad de vida’. Un artículo del decano del Consejo General de Colegios Oficiales de Químicos de España Antioxidantes y calidad de vida

‘Antioxidantes y calidad de vida’. Un artículo del decano del Consejo General de Colegios Oficiales de Químicos de España Antioxidantes y calidad de vida

Los antioxidantes son compuestos que ayudan a proteger nuestras células del daño causado por los radicales libres, que son moléculas inestables y altamente reactivas que se producen naturalmente en nuestro cuerpo como resultado de procesos oxidativos y metabólicos normales aunque también pueden ser generados por factores externos como la excesiva exposición al sol, la contaminación, el estrés, el tabaquismo o el exceso de alcohol.
El daño causado por los radicales libres se conoce como estrés oxidativo y puede dañar el ADN, las proteínas y los lípidos en nuestras células, lo que contribuye al envejecimiento celular y al desarrollo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, neurodegenerativas, cáncer o diabetes.
Los antioxidantes ayudan a combatir el estrés oxidativo neutralizando los radicales libres antes de que puedan causar daño celular. Al hacerlo, pueden ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro y reducir el riesgo de enfermedades crónicas.
La presencia de antioxidantes en el organismo puede lograrse endógena o exógenamente.
Endógenamente, la práctica regular de ejercicio físico induce directamente la producción de melatonina, pero también de forma indirecta porque ayuda a regular el ritmo circadiano y a promover una mejor calidad de sueño, lo que a su vez estimula la producción de melatonina.
La melatonina es una hormona producida en la glándula pineal que, entre otras funciones, opera en el organismo como un antioxidante endógeno al neutralizar los radicales libres y reducir el estrés oxidativo en el cuerpo preveniendo el daño y deterioro de los tejidos.
Exógenamente, se pueden sumar antioxidantes incorporando en la dieta la presencia de frutos rojos, frutos secos, brócoli, tomate, zanahorias, jengibre, sésamo, semillas de chía, chocolate negro o té verde.
De cualquier manera, los antioxidantes son solo una parte de un estilo de vida saludable, que incluye una alimentación equilibrada, actividad física regular, buen manejo del estrés y evitar hábitos perjudiciales como fumar y el consumo excesivo de alcohol.
Ricardo Díaz Martín, decano del Consejo General de Colegios Oficiales de Químicos de España